Conoce el caso de la mujer británica que dio a luz a su propio nieto

0
385

“El amor de madre es infinito”. El caso de Julie Bradford, británica de 45 años, le da vida a la popular frase. Sí, esta dama puso a disposición su vientre para dar a luz a su nieto, luego de que su hija quedara infertil tras batallar contra el cáncer.

Jessica Jenkins, joven de 21 años, decidió congelar sus óvulos en el Hospital de la Universidad de Cardiff, según reseña BBC Mundo, cuando le diagnosticaron cáncer en la cervical.

Haberse sometido a este proceso antes de afrontar la dolencia, le permitió a Jenkins convertirse en una feliz madre el pasado viernes.  “Mi mamá es la mujer más valiente e increíble del mundo. La amo tanto por haberme dado a mi hijo”, señaló la joven, a quien le detectaron el cáncer a los 18 años. Hoy se encuentra en un estado de rigurosos controles.

“Quería ser madre desde una edad muy temprana y nuestro sueño se ha hecho realidad”, dijo Jessica, quien vio el rostro de su hijo, llamado Jack, tras estar nueve meses en el vientre de su abuela.

A la chica le extrajeron 21 óvulos de los cuales sólo 10 sobrevivieron. “Fueron fertilizados y se transformaron en embriones, los dejaron crecer por dos semanas y luego los congelaron”, narró.

“En mayo de este año descongelaron un embrión y lo implantaron en el útero de mi madre para que ella sea el pequeño horno en el que pudiese crecer nuestra semillita”, precisó.

Para Julie Bradford, madre de Jessica, haber prestado su vientre le dio la oportunidad de reflejar el gran amor que siente por su hija. “Fue todo un honor”, aseguró.

“Siempre supe que desde muy pequeña Jess quería ser mamá, como yo. Cuando el cáncer le quitó la posibilidad de llevar a su propio hijo en su vientre todos nos sentimos destrozados”, recalcó.