¿Estás pensando en casarte? Conoce el significado de los anillos de bodas

0
1727

Es, tal vez, el elemento más significativo que tiene la ceremonia del matrimonio. El anillo de boda representa y simboliza la promesa de amor que dos personas realizan el día en que llevan a cabo la ceremonia del matrimonio.

Son anillos simples, sin demasiados ornamentos, pero son las joyas más importantes que la persona compre en su vida ya que representan un compromiso único e inigualable de amor, sacrificio y fidelidad. Debe ser siempre una prenda que llevarán con orgullo los dos integrantes de la pareja.

Si atendemos al desarrollo histórico del ritual del matrimonio podemos afirmar que desde el principio la Iglesia vio que el matrimonio era esencialmente un contrato entre dos individuos. En lo tocante a las formas externas que le dan validez al contrato, la Iglesia está dispuesta a aprobar todo aquello que es propio y congruente con las costumbres nacionales, pero reconociendo que el acuerdo realizado legalmente según esas costumbres por dos cristianos bautizados fue elevado a la dignidad de sacramento, por institución de Cristo.

De acuerdo con la vieja tradición romana, el anillo parece haber constituido originalmente un arra o prenda dada por el novio durante los esponsales, como garantía del futuro cumplimiento de lo que él prometía en el contrato.

Antiguamente el esposo ataba los tobillos y muñecas de su amada con una cuerda hecha de hierbas, ya que según el ritual, de esta manera el alma de su amada no lo abandonaría pronto. Con el paso del tiempo tanto el material como el lugar en donde se colocaba este símbolo del matrimonio cambió.

Los anillos de hierbas fueron sustituidos por cuero, pero debido a su pronto deterioro, se opto por hacerlos de piedra pulida, sin embargo no gustaron mucho a pesar de que eran muy resistentes, asi que posteriormente se eligieron los metales, específicamente oro y plata para su elaboración.

Es costumbre que el novio y la novia intercambien anillos como garantía de fidelidad, es el significado que se da actualmente en el rito moderno de la Iglesia, como queda explícito en la bendición que acompaña ese momento.

La manera de colocar los anillos varía considerablemente: Los antiguos hebreos colocaban el anillo nupcial en el índice y en la India se colocaba en el pulgar.

La costumbre inglesa pide que el novio coloque el anillo primero en el dedo pulgar de la novia, mientras dice: “En el nombre del Padre”; luego en el dedo índice- “y del Hijo”-; después en el dedo medio- “y del Espíritu Santo”-, y por último en el anular- ¡Amén”.

La costumbre en Occidente de lucir el anillo nupcial en el “tercer” dedo (sin contar el pulgar), comenzó entre los griegos, y en base a su clasificación anatómica.

En el siglo III antes de Cristo, los médicos griegos creían que cierta vena, la “vena del amor”, iba desde el “tercer dedo” directamente al corazón, así que haciendo alusión a esta vena, el tercer dedo se convirtió en el más apto para llevar un anillo que simbolizara precisamente un sentimiento en el que intervenía el corazón.