Algunas señales de que eres una adicta al azúcar

0
1153

¿Sientes como si (literalmente) no pudieras vivir sin chocolate, piruletas…o pastelillos? No estás sola. El azúcar está por todas partes, y se puede convertir en un problema (grave). Los altos niveles de azúcares añadidos pueden estar relacionados con la obesidad, la diabetes tipo 2 y ciertos tipos de cáncer. Pero para algunas, eliminar el azúcar es más fácil decirlo que hacerlo. Y eso es por la adicción que nos genera.

¿Tú también eres del grupo de las adictas? Descúbrelo con estas 6 señales:

1. Más y más. Al igual que con la adicción a otras sustancias, las personas que son verdaderamente adictas al azúcar cada vez tienen la necesidad de sentirse satisfechas. Por ejemplo, la que empieza a comer un poco de helado después de la cena lo que conseguirá es que su cerebro necesite cada vez más helado (o más chocolate) para saciarse.

2. Del gustar al necesitar. Una personalidad adictiva puede determinar la diferencia entre el amor hacia los cupcakes y la necesidad de cupcakes.

3. La adicción al azúcar no es sólo cosa de los caramelos. Todos los carbohidratos se convierten en azúcar en tu cuerpo. Puede que no tengas un paladar muy dulce, pero si sueles tener antojos de chips o palitos de pan, en el fondo tienes un antojo de azúcar.

[/vc_column]

4. Pasas de largo cuando ves la máquina de vending pero… al final das media vuelta. Cuando eres adicta a algo (ya sea azúcar, tabaco o alcohol) nos exponemos a ello aún sabiendo que es perjudicial para nuestra salud.

5. Cuando tienes una relación de amor-odio con el azúcar. Sucede cuando sigues cayendo en las garras del azúcar a pesar de algunas consecuencias negativas como sentirte muy llena, que te duela el estómago, la (dichosa) culpa, problemas con el sueño o a la hora de entrenar. Todo esto puede ser una clara señal de que tienes una dependencia del azúcar.

6. Síntomas de abstinencia. Una cosa es echar de menos algún dulce cuando decides reducir las cantidades, pero otra cosa es tener síntomas de abstinencia como por ejemplo estar malhumorada o estar dispersa. Y si tienes dolores de cabeza o temblores involuntarios (¡sí, puede pasar!), entonces sí, definitivamente eres una adicta al azúcar.

Con información de Agencias