Conozca qué es la muerte súbita

0
431

Probablemente sea el desafío más importante de la cardiología moderna.Es un evento raro en la población general, su incidencia aumenta a medida que la población envejece. En general ,es dos a cuatro veces más frecuente en la población masculina.

La muerte súbita (MS), Se puede definir como muerte inesperada, sin síntomas precedentes la mayoría de las veces o que, en casos de existir éstos, ocurren pocos segundos antes de que la muerte sobrevenga, y sin causa traumática que la explique.

En la mayoría de los casos la MS sobreviene como consecuencia de un evento cardiovascular ( 60- 70 % de los casos) , siendo la cardiopatía coronaria , con o sin antecedentes conocidos, responsable del 70 a 80 % de ellos.

La cardiopatía isquémica (CI) aguda se asocia frecuentemente con MS en el adulto. Sin embargo, en la mayoría de los casos de MS, fuera de la CI aguda y las cardiopatías hereditarias (miocardiopatías y canalopatías), se puede evidenciar la existencia de insuficiencia cardiaca (IC), o al menos disfunción ventricular. La IC puede estar asociada a miocardiopatía idiopática o darse en pacientes con CI crónica, hipertensión arterial, miocardiopatías de otra etiología, etc. Las cardiopatías de origen genético pueden originar MS a cualquier edad, pero su impacto total es pequeño, y además suelen tener especialmente una ventana de peligro que hace que se presente más desde la adolescencia hasta la cincuentena o la sesentena.

La MS es el estadio final de una cadena de eventos que conducen a parada cardiaca, en general por fibrilación ventricular (FV), o menos a menudo por una bradiarritmia extrema21. En todos los casos, hay una serie de factores moduladores y/o desencadenantes que, actuando sobre el miocardio vulnerable, precipitan la MS.

Un problema eléctrico en el corazón provoca la muerte súbita. Ocurre cuando el corazón empieza a latir peligrosamente rápido, haciendo que tiemble en lugar de bombear sangre al cuerpo y al cerebro.

Algunas personas pueden experimentar un latido cardíaco acelerado o sentirse mareadas, lo que les alerta de un ritmo cardíaco potencialmente peligroso. Otros que sufren la muerte súbita pueden perder el conocimiento antes de ser capaces de pedir ayuda.

Sólo su médico puede determinar si está en riesgo de muerte súbita. Para evaluar el riesgo, su médico puede pedir una o más de estas pruebas de diagnóstico:

Ecocardiograma
Electrocardiograma (ECG)
Radiografía torácica
Prueba de ejercicio (prueba de esfuerzo)
Cateterismo cardíaco