Estudio revela que las mujeres son más propensas a morir de infartos

0
414

El infarto tanto en el hombre como en la mujer tiene como sintomatología común el dolor en el pecho, dolor en uno o en ambos brazos, en la espalda, cuello, mandíbula o estómago; pero en la dama también viene acompañado de falta de aire, sudor frío, náuseas o mareos.

La revista ‘Circulation: Cardiovascular Quality and Outcomes’ publicó una investigación de género sobre la enfermedad cardiaca. Dicho estudio arrojó algunas diferencias entre mujeres y hombres, sin embargo, aún existen lagunas en cómo diagnosticar mejor, tratar y prevenir esta causa de muerte de las mujeres.

En un estudio cualitativo a 30 mujeres sobrevivientes de ataques cardíacos, los investigadores encontraron que las féminas evalúan erróneamente sus riesgos personales de enfermedad cardíaca, con comportamientos pobres de prevención y retraso en la búsqueda de atención médica. Estos factores, entre otros, pueden estar contribuyendo a un riesgo elevado de las mujeres jóvenes de ataque cardiaco fatal en comparación con los hombres.

Harlan Krumholz, director del Centro de Investigación de Resultados y Evaluación en el Hospital Yale-New Haven, Estados Unidos, explicó que las mujeres han sido insuficientemente representadas en general en los estudios, lo que lleva a una falta de información clave sobre si reaccionan de manera diferente a la enfermedad cardiaca. “Si nuestros métodos de diagnóstico funcionan igual de bien en las mujeres como en los hombres y si las mujeres responden de manera diferente al tratamiento”, dijo.

Krumholz agregó que si realmente se quiere responder a todas las preguntas que se tienen sobre las diferencias de género, entonces se necesitan estudios que sean lo suficientemente grandes, centrados y con la intención desde el principio para iluminar las cuestiones en torno a las diferencias de sexo.

En una revisión de la prevalencia de la insuficiencia cardiaca y las terapias, los investigadores observaron que las mujeres son igual de propensas que los hombres a sufrir insuficiencia cardiaca, pero son más propensas a morir. Aunque son igualmente susceptibles de beneficiarse de terapias avanzadas, como el trasplante de corazón y la asistencia ventricular (LVAD, por sus siglas en inglés), las mujeres tienen menos probabilidades de ser remitidas a estas terapias y si se hace, llegar en una etapa posterior.