Cuida tu corazón con cinco sencillos deportes

0
1454

Mantener el corazón sano y saludable debería ser una de nuestras principales prioridades. Los cardiólogos aconsejan para comenzar a ejercitar nuestro cuerpo, esto debe hacerse de manera gradual para que el corazón trabaje un poco más cada vez pero sin llegar al extremo de forzarlo.

Para empezar, debes acostumbrarte a practicar al menos cinco minutos de estiramiento o caminar un poco para calentar los músculos y el corazón.

La Asociación Americana del Corazón recomienda hacer al menos 30 minutos de actividad aeróbica de intensidad moderada cada día (150 minutos semanales) o 25 minutos de actividad de moderada a intensa al menos tres veces a la semana (75 minutos). Además de una actividad para fortalecer la musculatura de moderada a  intensa 2 veces a la semana para beneficios adicionales.

En esta entrega te mostramos 5 sencillos deportes con los que podras mantener tu corazón saludable:

  1. Practica la actividad aeróbica

Practicar regularmente alguna actividad física, especialmente  la actividad aeróbica, además de traerle numerosos beneficios al corazón, es divertida, placentera y nos da sensación de bienestar.

La actividad aeróbica nos ayuda a mantener un corazón fuerte y sano, ya que lo hace funcionar activamente en sincronía con los pulmones permitiendo que el músculo cardíaco use con mayor eficiencia el oxígeno. La práctica regular de actividades aeróbicas protege nuestro sistema circulatorio, regulando la tensión arterial, y aumentando el volumen y el flujo sanguíneo.

También este tipo de ejercicios tiene beneficios en los niveles de glucosa, lo que previene la diabetes.

  1. Realiza caminatas rápidas

Debemos saber que cuando caminamos rápidamente se activa nuestra circulación sanguínea, trabajan más rápido nuestros pulmones y nuestro corazón bombea más sangre. Esta actividad ayuda a disminuir el colesterol y bajar la hipertensión arterial.

Aunque para muchos es un ejercicio aburrido, una vez que tu cuerpo se acostumbre a la rutina, no podrás vivir sin caminar.

Cuando andamos rápidamente se activa nuestra circulación sanguínea, trabajan nuestros pulmones y nuestro corazón bombea más.

  1. Ejercítate con la natación

La natación es una disciplina en la cual se utilizan casi todos los músculos del cuerpo: piernas, brazos y espalda y además no tiene un impacto en las articulaciones, debido que el agua sostiene nuestro cuerpo, por lo que es poco frecuente que los músculos estén expuestos a un desgarro.

Es altamente recomendada para la salud del corazón ya que aumenta el flujo sanguíneo de las arterias coronarias y mejorando la irrigación del miocardio. Es una actividad aeróbica moderada, que puede pasar a ser intensa si se practica una natación rápida.

Los expertos recomiendan nadar al menos media hora dos veces por semana.

  1. Monta en bicicleta

Es una actividad aeróbica que ejerce menos presión en sus articulaciones que correr. Montar bicicleta además de mantener tu cuerpo en forma evitándolo subir de peso, puede reducir el riesgo de problemas de salud tales como ataques al corazón.

Lo ideal es pedalear 60 rotaciones por minuto al comienzo de la rutina para luego poder llegar hasta a 90 rotaciones por minuto. Pedalear en una bicicleta fortalece los músculos de la parte superior de las piernas.

  1. Diviértete bailando

La  Asociación Americana del Corazón (AHA por sus siglas en inglés) recomienda el baile por ser un ejercicio aeróbico que puede ayudar a reducir el riesgo cardiovascular. El baile es una actividad aeróbica que ejercita las piernas y los brazos, activando la circulación sanguínea.

Por su naturaleza social, la danza motiva para hacer ejercicio de forma regular y constante. Ayuda a mejorar la autoestima y reduce el estrés. La música alegre y las rutinas lo convierten en un ejercicio agradable y entretenido, ideal para desconectar después de la jornada laboral.