Científicos desarrollan un ovario artificial que podría ayudar a las mujeres a concebir tras un tratamiento de quimioterapia

0
105

La quimioterapia y la radiación son tratamientos contra el cáncer que ayudan a salvar vidas, pero cuando son administradas en edad fértil también pueden destruir la función ovárica de una mujer.

Afortundamente, la ciencia avanza a grandes pasos, y un grupo de investigadores daneses acaba de desarrollar un ovario artificial que al implantarlo en el cuerpo de la mujer, podría permitirle quedar embarazada de manera natural. Esta investigación ha sido presentada en la 34ª Reunión Anual de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología, que se está celebrando estos días en Barcelona.

Cáncer y fertilidad de la mujer

Alrededor del dos por ciento de las mujeres en edad reproductiva que son diagnosticadas de cáncer y pasan por tratamientos de quimioterapia y radiación, corren el riesgo de perder su función ovárica y, por lo tanto, su fertilidad.

Estas mujeres experimentan una menopausia precoz, y cuando superan el cáncer y desean ser madres, se topan con esta triste realidad.

Ante esta situación surgen dos posibles tratamientos médicos que ayudan a lograr el embarazo:

Por un lado, estaría el proceso de vitrificación de óvulos, que consiste en congelar los óvulos sanos antes de pasar por el proceso de radiación y quimioterapia. Posteriormente, una vez que la paciente ha superado el cáncer y desea ser madre, se procedería a descongelar los óvulos y a realizar una fecundación in vitro.

La segunda opción pasaría por realizar una transferencia de tejido ovárico, un procedimiento que consiste en extirpar el tejido ovárico antes del tratamiento contra el cáncer, congelarlo y reimplantarlo después del tratamiento. De esta forma, la mujer podría quedar embarazada de manera natural.

Aunque este procedimiento es en gran medida seguro y puede dar buenos resultados (de hecho, en Bebés y Mas os hemos hablado de ello en alguna ocasión), se usa con menos frecuencia que la vitrificación, ya que existe el riesgo de que el tejido ovárico que se extrae antes del tratamiento contenga células malignas que hagan reaparecer el cáncer cuando se reimplanta de nuevo en el cuerpo de la mujer.

Esto ocurre principalmente con ciertos tipos de cáncer como la leucemia, de ahí que la Sociedad Estadounidense de Medicina Reproductiva considere que este procedimiento debe aplicarse con mucha cautela, y tras un estudio pormenorizado de cada caso concreto.

Ahora, un grupo de científicos de Copenhague acaba de desarrollar un nuevo método para que la mujer pueda lograr el embarazo natural, tras un tratamiento contra el cáncer en el que su fertilidad se haya visto afectada. Se trataría de un ovario artificial, un procedimiento seguro que podría dar grandes resultados.

¿En qué consiste el ovario artificial?

Lo primero que los científicos hicieron mediante un proceso químico, fue despojar al tejido ovárico de todas sus células, dejando tan sólo un “andamiaje” desnudo compuesto de proteínas y colágeno y, por tanto, libre de células tumorales.

Este “andiamaje” se sembró posteriormente de folículos (con óvulos en su interior) en fase temprana, que se desarrollaron y maduraron de forma natural emulando la función del ovario.

“Los folículos se forman durante la vida fetal, cuando aún no hay cáncer. Además, están rodeados por una membrana basal que no permite entrar a las células cancerígenas. Por eso, los foliculos, a diferencia de las células de tejido ovárico, no contienen cáncer” – explicaba la doctora Susanne Pors, coautora del estudio y médico en el Laboratorio de Biología Reproductiva del Hospital Rigshospitalet de Copenhague.

Los investigadores observaron que este ovario artificial puede mantener vivos los óvulos humanos durante semanas, lo que supone una esperanza para poder ser utilizado con mujeres que han perdido su función ovárica por tratamientos de quimioterapia.

Por el momento, el ovario artificial sólo ha sido probado en roedores, y según la doctora Pors “podrían pasar entre cinco y 10 años hasta que sea utilizado en ensayos clínicos en seres humanos”.

Los investigadores creen que los ovarios artificiales implantados podrían ayudar, además de a las pacientes oncológicas, a mujeres con otras afecciones que requieren terapias duras, como la esclerosis múltiple y el trastorno sanguíneo beta talasemia, e incluso podría funcionar en casos de menopausia temprana.

Por su parte Daniel Brison, director científico del Departamento de Medicina Reproductiva de la Universidad de Manchester, ha calificado el ovario artificial como un procedimiento “interesante y novedoso”, pero también ha pedido calma, pues aunque es probable que estemos ante un tratamiento pionero, “no será posible saberlo hasta que los datos de este grupo de investigación hayan sido revisados y publicados en una revista científica”.

Fuente: Bebesymas