Cuarentena y chocolate: así será la recuperación de los niños rescatados en Tailandia

0
247

Aún no han podido abrazar a sus familias, aunque si los han visto a través de una ventana.

Los doce niños y su entrenador de fútbol por fin han sido rescatados de la cueva en la que se encontraban al norte de Tailandia. En tres misiones repartidas en tres días seguidos, los equipos de rescate han logrado cumplir con su trabajo en un tiempo récord. Una vez han sido sacados al exterior, se les ha trasladado en helicóptero al hospital para tener un análisis claro de su estado de salud. 

Por el momento, todos se encuentran acompañados por psicólogos y en cuarentena por el riesgo de infección, según ‘The Guardian’. Dentro de la cueva han estado a menos temperatura de la que su cuerpo acostumbra, por lo que es más fácil que puedan enfermar. Además tienen prohibido comer alimentos con normalidad hasta que no pase el tiempo necesario para que no le siente mal. Mientras se conforman con gachas diluidas, pan y algo de chocolate, un pequeño capricho que los niños se han merecido.

Los 12 niños y el adulto fueron localizados nueve días después de adentrarse en la cueva Tham Luang el pasado 23 de junio. Las bicicletas encontradas en la entrada del lugar junto a sus zapatillas y otros enseres fueron clave para acotar la búsqueda, en la que han participado más de 1.300 efectivos, entre ellos buzos y experimentados espeleólogos del Reino Unido, Estados Unidos, Japón y Australia.

El suceso ha acaparado la atención de la comunidad internacional, que ha celebrado el éxito del rescate. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha reconocido a través de su Twitter el“gran trabajo” de los equipos de rescate, y la primera ministra británica, Theresa May, ha reconocido que el mundo recordará “la valentía” de todos ellos.

Las tres operaciones de rescate divididas en tres días -domingo, lunes y martes- se han desarrollado de manera similar. Los chavales, mucho de los cuales no sabían nadar, comenzaron a tomar clases avanzadas a principios de mes. Cada uno de ellos ha salido acompañado de dos profesionales, uno delante y otro detrás, que llevaban la bombona de aire que les permitía respirar. El chico llevaba una máscara que le cubría la cara y que le permitía estar en contacto directo con los buzos, quienes le iban indicando qué hacer.

Las fuertes lluvias previstas en la zona, que está en temporada de monzon, eran una de las principales preocupaciones de las autoridades, y el principal motivo para acelerar el rescate porque el agua filtrada por el monte podía volver a inundar las galerías y anular el drenaje efectuado.

Tomado: https://tuotrodiario.hola.com