2018, el año agridulce de María Alejandra Requena

2018 ha sido el año más difícil para María Alejandra Requena. Hace cinco meses su esposo, Ismael Hurtado, falleció luego de sufrir un ACV

0
400

2018 ha sido el año más difícil para María Alejandra Requena. Hace cinco meses su esposo, Ismael Hurtado, falleció luego de sufrir un accidente cerebrovascular. Un hecho que trastocó la vida de la presentadora y la de sus dos hijos adolescentes, Andrés y Miranda.

Pero, profesionalmente, otra ha sido la realidad: un nuevo reto profesional en CNN en Español ocupa los días de la comunicadora que se formó en Radio Caracas Televisión. Dejó atrás tres años como copresentadora de Café CNN para pasar a conducir Panorama Mundial, el noticiero vespertino de la cadena que hasta el año pasado estuvo al mando de Patricia Janiot.

“Asumo esta nueva etapa en mi carrera con muchísimo compromiso. Creo que lo más importante es la responsabilidad con mi público. Ha sido un año difícil desde el punto de vista personal, pero en el área profesional han pasado cosas buenas. Eso deja un sabor agridulce, porque quisiera compartir estos logros con mi esposo. Sin embargo, creo que él sabe lo que está pasando”, dice Requena, quien desde el 17 de septiembre está al frente de Panorama Mundial.

La periodista indica que es mucha la diferencia entre Café CNN y su nuevo programa. Antes tenía que levantarse a las 3:00 am para estar 4 horas al aire. Ahora se despierta a las 6:00 y tiene tiempo para llevar a sus hijos a la escuela, algo que hizo su esposo durante los últimos 4 años.

En Panorama Mundial debe estar una hora frente a la pantalla y la cantidad de información que reporta proviene de todos los continentes. “Como es un programa internacional, ahora tengo que dar una mayor cobertura, y debo prepararme mejor, incluso en materia de historia para poder contextualizar. En Café CNN esa parte era más llevadera porque hablábamos de nuestra región. Además, ahora estoy yo sola mientras que antes éramos tres y nos dividíamos el trabajo”, agrega.

Usualmente, Requena llega a las 10:45 am al estudio de Panorama Mundial. Revisa la información del día, prepara le entrevista de la jornada, va a la sala de maquillaje y a las 4:00 pm está al aire. “Las preguntas que haremos a los entrevistados las publicamos en las redes sociales para lograr una mayor conexión con el público”, agrega. Y asegura que en este momento se siente tranquila y contenta: “Aún estoy adaptándome al programa. Lo bueno es que la receptividad ha sido positiva. Yo soy muy crítica, no me gusta verme al aire, ni siquiera en programas repetidos”.

Entre los personajes que quisiera entrevistar menciona a presidentes y ex presidentes como los mexicanos Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador, los argentinos Mauricio Macri y Cristina Fernández de Kirchner, el francés Emmanuel Macron y a Nicolás Maduro, así como al alcalde de Londres, Sadiq Khan, quien acaba de solicitar un nuevo referéndum sobre el Brexit. “Me gustan los retos”, afirma.

Requena ha tenido que reordenar su vida. Ha querido, eso sí, recuperar la normalidad de sus días en familia y no cambiar las rutinas. “Hemos vuelto a la cancha de beisbol, a la que solíamos ir los cuatro. Quería que mi hijo jugara otra vez. La fuerza que Andrés tiene en el campo es muy emocionante, lo admiro mucho. Cada uno de nosotros ha puesto de su parte para apoyarnos y mantener las ganas de salir”, recalca.

Confiesa que cuando siente mucho cansancio físico y emocional, como la semana pasada, reza una y otra vez. “De ese modo, poco a poco he ido recobrando la fortaleza que necesito para seguir el día. Es algo que hago con mis hijos todas las noches, buscando la manera de recomponer nuestras vidas”.

Con esa misma energía, la periodista mantiene la esperanza de que Venezuela mejorará y que es posible, a pesar de la censura, seguir informando lo que ocurre: “No puedo perder la fe en mi país porque si lo hago no podría colaborar de manera positiva. Sé que se cierran muchos espacios, y lo sé porque cerraron mi casa, RCTV, pero CNN y organismos gubernamentales y no gubernamentales están haciendo su trabajo también. Eso se replica en distintos medios y redes sociales, y los venezolanos se han vuelto expertos en difundir las noticias”.