‘Ojalá que llueva café’: Un raro hongo amenaza las plantaciones cafeteras de América Latina

Este mismo hongo fue el responsable del colapso a finales del siglo XIX de la industria del café en Sri Lanka cuando se llamaba Ceilán.

0
55
welchez.cafe

El hongo Hemileia vastatrix está afectando a parte de las plantaciones de café de América Latina, causando pérdidas en el sector de miles de millones de dólares, y poniendo en riesgo el suministro mundial de café, informó este martes el medio estadounidense NPR.

Este hongo causa la enfermedad de la roya en las hojas de café, reduciendo el rendimiento de la planta mediante la defoliación y, en algunos casos, destruyendo toda la cosecha durante años. Este mismo hongo fue responsable del colapso a finales del siglo XIX de la industria del café en Sri Lanka, denominada entonces Ceilán.

La industria del café en América Latina floreció a principios del  siglo pasado gracias a que se mantuvo aislada de este hongo. Sin embargo, en 1970 llegó a Brasil y de ahí se extendió a países como Colombia, donde también tuvo un efecto catastrófico en la industria cafetera. Mediante el uso de una serie de modernas técnicas pudieron frenar su impacto negativo, si bien disminuyó la calidad de café producido.

¿Problema sin remedio?

Pese a los esfuerzos realizados durante la década de los 70 por controlar este hongo y producir en América Latina variedades de café resistentes a su devastador impacto, los expertos advierten que el hongo está evolucionando. “Estamos en medio de la mayor crisis del café de nuestro tiempo”, advierte Josué Moales, productor y exportador de café guatemalteco, cuya finca ha pasado de producir 63.500 a 12.700 kilos anuales.

Según la Universidad de Purdue (EE.UU.), el 70% de las granjas de Centroamérica se ha visto afectado por este hongo, lo que se traduce en pérdidas de 3.200 millones de dólares y en 1,7 millones de empleos destruidos. Y no solo tiene efectos negativos para la producción de café, sino también para su precio, ya que, según Stuart McCook —autor de un libro sobre la cuestión—, disminuirá considerablemente por este motivo.

El cafeto arábigo, que constituye alrededor del 75% de la producción mundial de café, es especialmente susceptible al patógeno. De momento, la comunidad científica todavía no sabe muy bien cómo funciona este hongo, a pesar de que se conoce su existencia desde hace más de cien años. “Ni siquiera comprendemos el ciclo de vida” de este “microfungo”, dijo Cathie Aime, micóloga que ha recibido recientemente una beca de la World Coffee Research para investigar el ruinoso efecto de este hongo y crear variedades resistentes al mismo. Según los expertos el hongo no puede ser erradicado, aunque su impacto puede reducirse hasta cierto punto.