COLOMBIA DE LUTO: 21 muertos y 68 heridos en atentado terrorista

El vehículo, destruido, quedó entre uno de los auditorios y uno de los alojamientos de la escuela. Sobre esa misma zona yacían los cuerpos quemados y fragmentados del terrorista y de algunas de las víctimas

0
95

Un atentado terrorista al sur de Bogotá, en Colombia, dejó 21 muertos y al menos 68 heridos, según reportes oficiales de las autoridades del país vecino.

De acuerdo con lo descrito por los medios colombianos, un carro bomba ingresó a la escuela de la Policía General Santander, donde fue accionado, ocasionando la tragedia que hoy conmociona a su población.

José Aldemar Rojas Rodríguez, de 56 años, como fue identificado por la Fiscalía el hombre que conducía el carro bomba cargado con 80 kilos de pentolita (explosivo), había llegado hasta la entrada de la Escuela General Santander hacia las 9 y 27 de la mañana, según los registros que quedaron en el puesto de guardia de la institución.

Aceleró su vehículo cuando un agente intentó tomar los datos para su ingreso y mientras uno de los perros entrenados dio señales de la presencia de explosivos en la camioneta.

Al percatarse de esto, Rojas Rodríguez, de acuerdo con testimonios de policías que estaban en la guardia, avanzó rápido unos 20 metros en línea recta y viró luego hacia la izquierda. Fue en ese momento que el carro bomba que conducía, un Nissan modelo 93, explotó. Eran casi las 9:30.

El vehículo, destruido, quedó entre uno de los auditorios y uno de los alojamientos de la escuela. Sobre esa misma zona yacían los cuerpos quemados y fragmentados del terrorista y de algunas de las víctimas.

La última residencia registrada de Rojas Rodríguez, nacido en Puerto Boyacá, Boyacá, fue Cubará, también población boyacense.

Sin embargo, la Fiscalía estableció que las dos más recientes revisiones tecnomecánicas del carro que usó como bomba, y del cual aparecía como propietario, fueron hechas en Arauca.

Al condenar el ataque, el presidente Iván Duque enfatizó en que fue “contra un centro académico donde había jóvenes y estudiantes desarmados”. Por eso dijo que no fue solo contra la Fuerza Pública, sino “contra toda la sociedad”.

El último atentado con explosivos contra la Fuerza Pública en una capital ocurrió hace apenas un año en Barranquilla, el 27 de enero del 2018. Ese día murieron 5 policías y el Eln se atribuyó el ataque.