8 cosas que las parejas felices no hacen

0
72
Okdiario

Llevar una relación de pareja estable y feliz no es algo que ocurra por simple suerte o porque el amor sea suficiente para que todo lo demás fluya.

Lo cierto es que requiere un esfuerzo cotidiano desarrollar y mantener hábitos de relación saludables y sobre todo, aprender a evitar las acciones nocivas que hieren a la pareja y terminan por destruir el amor.

No se quejan de su pareja con familiares y amigos
Lo peor que puedes hacer es hablar mal de tu pareja con otras personas, aunque sean tu propia familia o los hijos de ambos. Esto incluye no burlarte de él ni criticarlo.

La complicidad y el respeto son piezas medulares de toda relación saludable y feliz. Las buenas parejas saben que no deben involucrar a otros en sus problemas.

No permiten que las peleas duren demasiado
Aunque las discusiones son inevitables, lo más saludable es que sean cortas, enfocadas en el problema en cuestión y no en un recuento de agravios anteriores.

El objetivo de las peleas no es tratar de ganar en una guerra de poder, sino encontrar la mejor solución para la relación. Ello incluye controlar la duración y el rumbo de la discusión, para que no se les vaya de las manos y termine convirtiéndose en un enfrentamiento doloroso.

No se ponen en el papel de víctima
Una relación exitosa requiere madurez, y victimizarse en vez de reconocer los errores propios y pedir lo que se desea de forma clara y empática, no ayuda a resolver nada.

Las parejas felices se hacen responsables de sus propios sentimientos y acciones, y no culpan al otro por todo. Tampoco esperan que la pareja adivine lo que les está molestando.

No ignoran sus asuntos financieros
Es siempre tentador evitar los temas difíciles, y uno de ellos es sin duda, el manejo de las finanzas. Pero evitarlo deriva en mayores conflictos y falta de confianza.

El dinero es una de las principales causas de divorcio. Por ello, las parejas felices abordan estos asuntos, llegan a acuerdos, planean juntos los gastos a corto y largo plazo y encuentran soluciones a los problemas financieros que se presenten en el camino.

No se presionan entre ellos
No es lo mismo presionar a tu pareja que motivarla y apoyarla. Es una fina línea que las parejas felices saben diferenciar, porque tienen la inteligencia emocional necesaria para saber comunicarse de la forma adecuada y porque les importa no hacer sentir mal al otro.

Ese apoyo constante se convierte en un motor que impulsa a ambos a alcanzar sus metas y a sobreponerse de los fracasos.

No menosprecian los sentimientos del otro
Una de las cosas más dañinas en una relación es cuando la pareja toma una actitud condescendiente hacia el otro, restándole importancia a sus opiniones y sentimientos.

Las palabras pueden ser armas muy destructivas y llevar los problemas a un punto de no retorno y las parejas felices lo saben, por eso abordan los temas difíciles de forma sensible y sin agresiones verbales y nunca menosprecian lo que su pareja siente.

No usan a su pareja como basurero emocional
Hoy en día se habla tanto de la importancia de la comunicación sincera y honesta, y de compartir todo lo que sentimos con nuestra pareja, que es frecuente que muchos lo lleven al extremo y terminen utilizando al otro como basurero emocional.

No es lo mismo compartir lo que sientes, que actuar como si tu pareja fuera responsable de ti y de cargar con todos tus traumas, miedos o frustraciones.

Nunca ponen el trabajo o a los hijos antes que su relación
Es muy común en las familias, que cuando los niños llegan, la relación de pareja se ve seriamente afectada, pues los hijos se vuelven el eje central. Sus necesidades se convierten en lo más importante y para cuando los padres se dan cuenta, la distancia entre ellos es insalvable.

Asimismo, con frecuencia las exigencias de la vida profesional roban cada vez más tiempo a la relación, provocando conflictos.

Las parejas felices entienden la importancia de no descuidar su relación y nunca la dejan en segundo plano.