Austin Jones, el youtuber de 500 mil fanáticos, millones de páginas vistas y un macabro secreto

A diferencia de Bieber, este joven de Bloomingdale, Illinois, se dedica exclusivamente a la música, pero desde otro lado de la industria: es youtuber

0
150

Austin Jones tiene un look similar al de una estrella de fama intergaláctica: Justin Bieber. Su peinado, su rostro angelical. Hasta su tono de voz al cantar lo acercan al artista canadiense.

Pero a diferencia de Bieber, este joven de Bloomingdale, Illinois, se dedica exclusivamente a la música, pero desde otro lado de la industria: es youtuber. Y uno de los más famosos de su generación. Tiene más de 500 mil suscriptores en su canal de YouTubey sus cientos de videos fueron vistos decenas de millones de veces.

Su estilo era singular. Al tiempo que hacía covers de Rihanna y Bieber y otros grupos musicales, ejecutaba sus canciones a capella. Un éxito tanto en esa plataforma como también en Spotify.

Sin embargo, el joven dejó de publicar videos hace ya más de un año. Su lado más oscuro le puso un freno. O mejor dicho, la justicia lo detuvo. Ocurrió en junio de 2017 en el Aeropuerto Internacional de O’Hare, en Chicago. De acuerdo a la denuncia Jones utilizaba su popularidad para obligar a sus seguidores menores de edad a enviarme material pornográfico.

El viernes último, se declaró culpable.

Jones reconoció tener conversaciones con seis adolescentes de 14 y 15 años, entre 2010 a 2017. En ellas alentaba a sus fanáticas a que le enviaran videos de contenido sexual explícitos. En uno de esos intercambios, Jones le solicitó a una de sus víctimas que «probara» que ella era su mayor fan al eviarle el material prohibido.

Las sospechas sobre la conducta delictiva de Jones comenzaron antes de que fuera arrestado en 2017. Fue luego de que una fanática de 15 años hiciera una petición en Change.org pidiendo a los organizadores de una gira musical que descartaran al youtubercomo protagonista. Era porque entonces el joven pedía a seguidoras de 13 años que le enviaran videos haciendo twerking, un baile sensual en el cual se mueve el trasero. Finalmente, fue expulsado del tour.

Por entonces, Jones reconoció pedir esos videos del baile de moda por entonces. «No es algo de lo que esté orgulloso, no es algo que crea que está bien y no debí haberlo hecho«, dijo en un video público en su cuenta en el cual pedía disculpas públicas. Pero el joven pedía algo más a sus fans.

En agosto de 2016 inició un chat con una niña de 14 años. «Espera… ¿tienes 14 años?«; «Sí, soy una jovencita«, fue la respuesta. A ella la engañó diciéndole que si se creía ser la mayor fanática de sus seguidoras debía probárselo de alguna manera. «Sé que estás tratando de demostrar que eres mi mayor fan. Y no quiero tener que encontrar a alguien más«, la alentaba.

La víctima le envió 25 videos explícitos en los cuales se sacaba la ropa y tocaba sus genitales.

En los documentos federales de la acusación contra Jones, se describen además otros trastornos que pasó el youtuber durante su infancia: a muy temprana edad, seis años, una hermana suya que tenía 10 murió. Y además fue abusado sexualmente por un pariente cercano, de acuerdo a The Washington Post.

De eso habla también en su video de disculpas. «No trato de excusarme«. Allí cuenta cómo sus padres se separaron cuando era joven y que su papá «era alcohólico» a quien vio por última vez cuando tenía 8 años.

Jones escuchará la sentencia el próximo 3 de mayo. Podría recibir una pena de entre 5 y 20 años de prisión.