FRAMBUESAS: protección natural contra la prediabetes

La diabetes surge cuando los niveles de glucosa (azúcar) de la sangre están muy altos. La insulina es una hormona que permite a nuestro cuerpo distribuir la glucosa entre a las células

0
70

Las frambuesas rojas pueden comerse crudas, congeladas, en jaleas y mermeladas, pero existen otros motivos, además de su aroma y agridulce sabor, por los que puedes incorporarlas a tu alimentación. Un reciente estudio encontró que podrían ayudar a las personas con prediabetes a controlar sus niveles de glucosa.

La frambuesa es el fruto del frambueso, una planta que crece de manera silvestre en distintas regiones de Europa. Es rica en calcio, hierro, potasio y vitaminas A, B1, B2, B3 y B6.

También posee un bajo contenido en proteínas, grasas y azúcar, que las convierte en una deliciosa opción para quienes padecen diabetes.

El nuevo trabajo del Instituto de Tecnología de Illinois, en EE.UU., compartió los beneficios de incluir frambuesas rojas en la dieta de personas con prediabetes y resistencia a la insulina. Sus hallazgos fueron publicados en Obesity.

Una amenaza popular

La diabetes surge cuando los niveles de glucosa (azúcar) de la sangre están muy altos. La insulina es una hormona que permite a nuestro cuerpo distribuir la glucosa entre a las células, para entregarles energía.

Sin suficiente insulina o con un mal funcionamiento de la misma (lo que ocurre en las diabetes de tipo 1 y 2), la glucosa permanece en la sangre.

La prediabetes se da cuando los niveles de azúcar en la sangre son más altos de lo normal, pero no lo suficiente como para ser diagnosticados como diabetes.

Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC,) en 2015 aproximadamente el 34% de los adultos estadounidenses, más de 84 millones en total, tenían esta condición. El riesgo de desarrollarla es más elevado en las personas hispanas.

La prediabetes tiene como consecuencia un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 y otros problemas de salud, como accidentes cerebrovasculares, enfermedades cardíacas y de Alzheimer. Muchas veces no presenta síntomas claros, por lo que es importante realizarse un análisis de azúcar en la sangre para mantenerla controlada.

Una alternativa natural

En el nuevo estudio los especialistas analizaron los efectos de las frambuesas rojas en 32 personas de entre 20 y 60 años, que tenían sobrepeso u obesidad y padecían prediabetes y resistencia a la insulina. También se incluyeron un grupo control sano como referencia.

A los participantes se les realizó un análisis de sangre durante un período de 24 horas después de desayunar 3 días no consecutivos.

Las 3 comidas del desayuno eran similares en calorías y nutrientes, pero se diferenciaban en la cantidad de frambuesas rojas: una no tenía, otra tenía una taza y la última estaba acompañada por 2 tazas.

El equipo encontró que los participantes que desayunaron 2 tazas tenían concentraciones de glucosa más bajas que aquellos que no consumieron los frutos.

A medida que aumentaba el consumo de las frambuesas las personas con riesgo de diabetes necesitaban menos insulina para controlar su azúcar en sangre.

Tras compartir los resultados los investigadores sugirieron que la inclusión de ciertas frutas en la comida, en este caso las frambuesas rojas, puede tener beneficios para reducir la glucosa y mejorar las respuestas de la insulina.

También aseguraron que estos efectos son importantes para las personas con sobrepeso u obesidad que tienen prediabetes.

“Con frecuencia, a las personas en riesgo de diabetes se les dice que no coman frutas debido a su contenido de azúcar. Sin embargo algunas, como las frambuesas rojas, no solo proporcionan nutrientes esenciales, sino también componentes que tienen acciones anti-diabéticas”, dijo Britt Burton-Freeman, director del Centro de Investigación de Nutrición en Illinois y de la investigación.

Y agregó “Para las personas diabetes, enfermedades cardiovasculares y otros riesgos para la salud, saber qué alimentos tienen beneficios protectores e incorporarlos en su dieta, puede ser una estrategia importante para disminuir o revertir la progresión de la enfermedad“.