Adiós Edith González: la actriz mexicana que abrazó al cáncer hasta el final de sus días

 «Abracen su realidad, dense permiso de amar y de ser amados, no se aíslen», aconsejó en una oportunidad la actriz Edith González

0
760

Cuando a Edith González le detectaron el cáncer de ovarios (2016), ya estaba en fase 4, la más agresiva. Frente al diagnóstico poco favorable, la actriz no desfalleció, al contrario, decidió abrazar la enfermedad, entenderla y seguir viviendo.

Su sonrisa siempre develó sus ganas de continuar. Se sometió a los exámenes y tratamiento de rigor. Su cabello, como es costumbre en estos casos, cayó, mas no su actitud positiva ante la vida. Mantuvo el brillo en su mirada y esa curva que le daba a su labios cuando hablaba, luciendo así igual de regia y hermosa.

El proceso la llevó al quirófano. En una oportunidad, la protagonista de novelas como Doña Bárbara y Salomé, contó que minutos antes de ser intervenida, decidió que la última imagen, en el infortunado caso de que no volviera de la operación, fuera con su hija grabándole un vídeo en el que «cantaba y bailaba, como si estuviera en una playa», esbozó.

Edith González salió bien de la operación. Su existencia no paró. En sus redes daba muestras de lo agradecida que estaba con Dios. «Abracen su realidad, dense permiso de amar y de ser amados, no se aíslen», aconsejó la famosa estrella azteca.

Su mensaje también se expandió en diversas conferencias. Allí asistía con la certeza de que las cosas pasan por algo y siempre encauzan en las mejores aguas. «Permítanse soñar, reír… el mundo no se acaba y, aunque se acabe, vivan con intensidad hasta el último segundo»

La finitud de la existencia

Este 13 de junio México y América lloran su partida. Se va una de las grandes actrices de las últimas décadas, quien en sus momentos más difíciles supo cabalgar sin miedos y con la fe como manto protector.

«Güera (Edith) te vamos a extrañar! No hay más dolor más duro que el que está sintiendo tu mami a la cual abrazo con mucho cariño«, escribió la actriz Leticia Calderón.

Adiós, Edith González

Redacción: esmasvida