#MesRosa Eva Ekvall, la Miss Venezuela que sucumbió ante las feroces garras del cáncer de mama

En el año 2000 Eva Ekvall se alzó como Miss Venezuela, tras representar al estado Apure. Desde ese momento su rostro dejó el anonimato...

0
3785

En el año 2000 Eva Ekvall se alzó como Miss Venezuela, tras representar al estado Apure. Desde ese momento su rostro dejó el anonimato e ingresó a la pantalla chica con un futuro tan fructífero, que solo se vio empañado con la aparición en su cuerpo del cáncer de mama.

Luego de obtener la preciada corona nacional, Ekvall viajó a Puerto Rico donde conquistó al exigente jurado del Miss Universo con su particular belleza e innegable inteligencia. Alcanzó el anhelado tercer lugar.

Su excelente desempeño ante las cámaras, que se reflejó en el concurso de belleza mundial, le permitió encaminarse por el nicho de la televisión, especialmente en la conducción y el periodismo.

Su imagen se posicionó raudamente y, con la anuencia de su público, construyó un estilo que tuvo su lado más notable en la conducción del noticiario de Televen.

A la par, Eva Ekvall fue edificando su vida familiar: se casó en 2007 con el productor John Fabio Bermúdez. En julio de 2009 dio a luz a Miranda Bermúdez Ekvall.

Todo parecía marchar a la perfección en el entorno de la miss. Su vida personal y profesional iban “viento en popa”. Sin embargo, en febrero de 2010 recibió el diagnóstico que le daría un giro de 360 grados a su existencia: el cáncer había invadido un seno.

Guerrera hasta el final

Con la fe encendida y el apoyo de sus familiares, Ekvall se sometió al duro proceso de quimioterapia para vencer esta dolencia.  Su recorrido la llevó a escribir Fuera de Foco, libro en el que narró, con imágenes y conmovedores testimonios, el largo recorrido de ocho meses para sanar su cuerpo.

En ese trayecto, nada fácil, la periodista decidió ser vocera activa de la Fundación Senos Ayuda.  Allí colaboró hasta sus últimos días.

En 2011, cuando se pensaba que lo más complicado en la vida de Eva Ekvall había pasado, una recaída hizo que sus días se acortaran sin la posibilidad de dar marcha atrás: el cáncer regresó con más fuerza y golpeó la finitud de su existencia.

Hoy, tras casi ocho años de su deceso, es recordada, a propósito del #MesRosa, como toda una guerrera, una mujer que inspiró y dio la batalla hasta su último suspiro.

Redacción: esmasvida