¿Quiénes fueron los Reyes Magos? Conoce su historia

0
693

El día de hoy y como cada 6 de enero, se celebra el conocido “Día de los Reyes Magos”.

Según la Biblia Melchor, Gaspar y Baltasar, fueron tres hombres que por medio de una estrella se les reveló el nacimiento del niño Jesús.

En el evangelio de Mateo, capitulo 2 versículo 2, se relata que los magos al llegar a la ciudad de Belén expresaron: “¿Dónde está el Rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el Oriente y venimos a adorarle”.

Estos no eran magos precisamente, fueron reyes de países lejanos quienes por medio del Espíritu Santo fueron inspirados a llevarle al hijo de Dios tres regalos: oro, incienso y mirra (Mateo 2:11).

Ellos colocaron sus ofrendas a sus pies. El oro era su tributo al Rey, el incienso, con su aroma dulce, era para el sacerdote, el paracleto y la mirra para la sepultura.

Melchor un hombre anciano, entrega la Mirra, una sustancia aromatizada común en medio Oriente para la elaboración de perfumes, sin embargo, en aquellos tiempos era utilizada para el aceite de la santa unción, para uso santísimo y como bálsamo para la santa sepultura.

La mirra representa aflicción, dolor, angustia, tiempos de amargura, sufrimiento y muerte de Cristo.

La mirra vino a ser el regalo que anunció proféticamente momentos muy amargos en la vida del Mesías.

Gaspar fue el más joven de aquellos tres reyes. Es quien entrega el Incienso.

El Incienso es una preparación de resinas aromáticas usado comúnmente para los rituales religiosos. En aquel entonces se quemaba en el Tabernáculo de Moisés y en el Templo de Salomón sobre el altar de oro del incienso; era para uso exclusivamente sagrado.

Baltasar fue un hombre de raza negra procedente de África y quien entrega el Oro.

Es símbolo de realeza, dignidad, soberanía y autoridad. Representa posición, gobierno y dominio. El oro da seguridad, influencia e identidad al que lo posee.

El oro como presente a los pies de Cristo significaba que los Reyes tomaban su realeza, posición y dignidad y la sometían al GRAN REY. Ellos se sometían, se sujetaban y en obediencia total rendían sus coronas a Jesús; todo lo que implica el oro debe ser puesto a los pies del Mesías.